La Pantalla Publicitaria y el Sensor Ambiental

La Pantalla Publicitaria y el Sensor Ambiental

Uno de los elementos más ignorados de una pantalla LED publicitaria suele ser el sensor ambiental. Aún así, representa uno de los más esenciales si aspiramos utilizar este medio de comunicación de forma óptima.

El sensor ambiental puede ser el elemento determinante si queremos disfrutar de imágenes claras y de alta calidad en condiciones complicadas. Sin embargo, aún con lo que representa, muchos proveedores no lo incluyen. ¿Por qué sucede esto?

En las próximas líneas hablaremos de lo que el sensor ambiental es para la pantalla LED publicitaria y qué pasa cuando un proveedor decide dejarlo fuera de la instalación.

Qué es el Sensor Ambiental de una Pantalla LED

El sensor ambiental de una pantalla publicitaria es un pequeño y discreto dispositivo que se encarga de enviar señales a la caja de control de la pantalla para regular de forma automática el brillo a emitir por los chips LED.

Este sensor, ubicado de cara al público y con el mismo sentido que la pantalla LED en sí, analiza e interpreta el nivel de brillo ambiental generado por la luz solar. No hace falta que el sensor reciba luz solar de forma directa para poder realizar los cálculos necesarios.

La mecánica es sencilla: el sensor ambiental disminuirá o aumentará el brillo de la pantalla en función a qué tan brillante esté el entorno por el cual se pasea el público objetivo. De esta forma, se logran varias cosas:

  1. Se garantiza que la imagen se vea de forma clara en todo momento, aún cuando el brillo ambiental es muy alto (imaginar un mediodía de verano)
  2. Se evita tener a una persona encargada de ajustar manualmente el brillo en función de la visualización que se disfrute en el momento
  3. Se ahorra notablemente en electricidad, ya que a menor brillo, más bajo será el consumo por parte de los chips LED
  4. Al evitar los excesos de brillo emitido por los chips LED, se reduce la temperatura operativa y se alarga la vida útil del producto

Escenarios Críticos

Imaginemos que una clínica dental ha instalado una pantalla publicitaria de escaparate en una calle cualquiera de su ciudad. Imaginemos también que en la calle en cuestión los edificios no son demasiado altos, por lo que, durante el día, el sol tiene gran incidencia sobre la superficie. No hay edificios que hagan de sombrilla de concreto para reducir la cantidad de luz solar en cae sobre el asfalto.

Esto quiere decir que la calle disfruta de una iluminación natural muy favorable.

El gran problema lo sufre la pantalla instalada en el escaparate de la clínica dental. El brillo de la calle mitigará la capacidad de visualización de la pantalla.

¿La solución? Aumentar el brillo de la pantalla LED lo suficiente como para contrarrestar, aún cuando el cristal del escaparate genere algo de ese reflejo. El sensor se encargará de hacer el cálculo y de ajustar de forma muy precisa el brillo de la pantalla, lo justo para que las imágenes se vean correctamente sin malgastar energía.

La Experiencia de la Pantalla LED Barata

Ahora, ¿cuál es el problema de las pantallas LED publicitarias baratas que podemos conseguir ahora mismo en el mercado?

Como es evidente, las pantallas LED baratas son baratas porque los proveedores reducen la calidad de los componentes y, en algunos casos, descartan componentes que no consideran necesarios. Esto va reduciendo progresivamente el precio hasta dejarnos con un producto muy económico pero con deficiencias mayores en su funcionamiento.

El sensor ambiental suele sufrir en este proceso de eliminación, donde el proveedor prefiere decirle al cliente que “no hay problema, se puede ajustar manualmente”. El resultado de no contar con el sensor se refleja de diversas maneras:

  1. Estamos obligados a tener una persona que se dedique a revisar cómo se ve la pantalla a lo largo del día y hacer los ajustes necesarios de forma manual
  2. Mayores gastos en electricidad al no conseguir ajustes precisos de brillo para los chips LED
  3. Una vida útil mucho más corta para la pantalla LED al abusar de los niveles de brillo en horas innecesarias o inadecuadas

Conclusiones

El sensor de luz ambiental es tan esencial como cualquier otro componente de la pantalla publicitaria. No contar con él durante la instalación puede afectar dramáticamente la experiencia que va a tener un negocio con la pantalla.

Tener o no tener un sensor ambiental puede ser la diferencia entre enviar impactantes mensajes publicitarios a un gran público o crear la interrogante entre las personas sobre lo que la pantalla está intentando enseñar.

Para conocer más, te invitamos a leer el artículo de Megalux LED Display sobre el sensor de luz ambiental y las implicaciones de su uso junto a pantallas LED.

También te podría interesar

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.